2013/10/24

por cinco minutos....

La historia de esta foto es bastante sencilla. Me dirigía de vuelta a casa cuando, por el rabillo del ojo, apareció el monte Serantes perfilado por un halo púrpura. En un arrebato de espontaneidad, poco frecuente en mi, al llegar a la rotonda dejé atrás mi salida y puse rumbo al atardecer. Mientras me acercaba, en mi cabeza daban vuelta posibles encuadres y parámetros para la toma. Cuando por fin conseguí aparcar solo quedaba un atisbo de lo que había visto. Aun así tuve tiempo para un par de fotos antes que la noche lo cubriera todo. 
Lo curioso del caso es que cada vez que miro la fotografía, veo la imagen que apareció mientras conducía y no la que quedó grabada en el sensor de la cámara.

2 comentarios:

seva dijo...

Jejejeje; me siento identificado contigo Meku. A veces veo un bonito paisaje mientras conduzco y enseguida paro el coche donde primero pillo para retratarlo, aunque a veces lo que veo después no es ni de lejos lo que me pareció ver.
En cuanto a esta tuya; pues a pesar de lo que comentas no te ha quedado nada mal, me gusta mucho aunque a ese cielo se le puede sacar mas jugo consiguiendo dramatizar aún mas la imagen, aún así; preciosa Meku, un abrazo.

Sill Scaroni dijo...

Excelente foto!
La luz se quedó muy especial.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails